Lo más leído...

El Mañana es… mañana

Corre el año 20XX. En algún punto de la historia, lo que tenía que pasar ya pasó. Internet es la gran red de redes dónde cada ser humano tiene un perfil, un blog, un espacio y los que tienen inquietudes más específicas, tienen una página personal profesional: artistas, literarios, músicos. Todos están conectados, todos están a un clic de distancia del otro.

Las creaciones intelectuales se comparten por la red sin ningún límite más allá del respeto por lo ajeno. No hay robos de Derecho Intelectual (antiguamente conocido como Propiedad Intelectual), todas las creaciones tienen su licencia Creative Commons, las producciones musicales son subidas a la red al único costo que implica conectarse, que ya a estas alturas, es casi gratis. El acceso a la creación de música, específicamente, se ha reducido a tener un estudio propio en casa con elementos muy sencillos en una habitación acorde para ello. Lo demás es fácil.

Cada cantante cuelga sus canciones en portales como My Space o Facebook, que son los dos gigantes de la Industria Musical On Line.

El proceso es sencillo: El artista graba su demo en su estudio doméstico, cuelga dos o tres canciones en su perfil My Space. El portal, cada semana realiza una revisión de los nuevos talentos, selecciona un grupo escogido, en algunos casos por el número de visitas recibidas, en otros por su calidad musical evaluada por expertos de la música y les financia la grabación de un lote de canciones en un estudio profesional. Estas grabaciones no son consideradas producciones discográficas. Cada canción es individual, queda a discreción del creador crear un concepto unificador en su lote de canciones tal como se hacía con las antiguas producciones discográficas, pero los usuarios, el público, puede bajar las canciones a sus PC’s sin tener que adquirir un lote completo. El costo de las canciones grabadas en estudio profesional es irrisorio, además, las canciones populares (aquellas que el cantante recomienda o las que simplemente son más escuchadas) son puestas a disponibilidad de descarga gratuita. De todas maneras, el costo de las canciones en venta es tan bajo, que casi todas las canciones que se producen en el mundo están disponibles, nadie se niega a comprarlas. El costo de producción de un disco se reduce de esta manera a nada. Las canciones son simples copias digitales del original, que conservan su calidad a menos que el usuario decida manipularla por cuestiones de espacio en disco (cosa también absurda desde que la Fundación Gates-Jobs donó al mundo su nuevo procesador de datos portátil de 1500Tb)

Las disqueras tuvieron que cambiar de ramo. Algunas mantienen bancos de MP3 de canciones clásicas de las cuales aún tienen derechos y los comercializan con poco éxito por Internet, aún mantienen la política absurda de querer vender la “producción discográfica” completa, el último “disco” de Metallica fue lanzado de esta manera y fue un total fracaso. Otras compañías disqueras se fusionaron con My Space y se lanzaron a la nueva visión del negocio, que se reduce a percibir dinero producto del tráfico de usuarios en sus redes y de alguna que otra publicidad de productos que no tienen que ver con Internet. Entre los portales Web se utiliza mucho el intercambio de banners, los dueños de páginas Web saben que su fin último es que los visiten, y si las visitas se entrelazan, la red se fortifica y la cosa es simplemente un negocio redondo. Prácticamente todos están felices.

La mayoría de los gobiernos del mundo, impulsados por una iniciativa de la Fundación Gates-Jobs, hicieron lo que se llamó la “revolución virtual”: Dictaron leyes que prohibían la cesión de los Derechos de autor a terceros, eliminando así el concepto jurídico de Propiedad Intelectual y reconociendo finalmente las licencias Creative Commons como estándar de los nuevos “Derechos Intelectuales” que tienen los creadores sobre sus creaciones. Dictaron leyes que prohibían la publicación de carteleras de popularidad por parte de particulares. Si alguien quería medir el impacto que causó su creación en el público, simplemente hacía comparaciones producto de las estadísticas de su sitio Web o perfil de My Space. Los artistas jamás quisieron competir entre sí, ellos solo querían componer, así que apoyaron totalmente la medida. Y finalmente, declararon el acceso a Internet como estrategia y asunto de Estado, lo que les permitió nacionalizar la red de redes colocando cybers con banda ancha de acceso gratuito e Internet inalámbrico bajo el estándar WiMAX en prácticamente todo el mundo. Solo las personas que tienen acceso privado en casa, pagan una mínima cuota por el servicio que, cabe destacar, se estandarizó también en una sola velocidad de conexión. Los artistas entonces perciben sus ingresos más fuertes con la presentación en vivo de sus creaciones: conciertos, exposiciones, proyecciones de películas. Estas actividades les dan el ingreso suficiente para vivir y financiar su carrera.

No te rías… falta poco para mañana.

13 comentarios:

Maravilloso Desgarro dijo...

¡Jimmi eres genial! - y optimista, pero si para ti no es un problema para mi tampoco, lo que pasa es que yo soy del otro bando, del que huele flores y piensa en muertos... supongo que nos complementamos-.

Recuerdo que a media carrera no me quedó más remedio que afrontar a Marx, no es que el viejo me cayera mal es que no me caía bien y tampoco contó el pobre con alguien que le hiciera mucha justicia.

Viene al caso que la persona que infructuosamente intentó instruirme hacia un obsesivo énfasis en la destrucción del hombre por el hombre y en el declive de lo humano hacia el cyberantropos.

Un ser ausente conectado a una máquina. Su temor era natural y original, no creo que haya visto Matrix, lo que lo dejaba en jaque ante muchas intervenciones de sus jóvenes y cinéfilos pupilos.

Pobre... él como que no tiene Internet, no baja libros de nuevos críticos en PDF, no entra a foros a confrontar su opinión con otros, no sabe que podría hacerle una página para fans de Marx...

Ese profe, que con todo y todo quiero mucho, se crispaba y aterrorizaba cada vez que se veía obligado a pronuncias la palabra tecnología.

Recientemente pensaba en él y en su término el cyberantropos pero sin la tirria con que quiso imprimírmelo sino al contrario, pensando en mi como una cyberantropos.

Ahora… que mañana sea tan accesible, tan gratis, y tan igualitario… no sé Yimmi, no sé.

Yimmi dijo...

Uhm... juguemos a la Utopía.
O mejor, digamos que sí, la parte mala tripa existe, pero no quiero ser yo quién la visione.
No se lo vayas a decir a nadie...

Carlos dijo...

Bueh, vamos a ver cómo me sale esto...

Tripa tu historia, tu cuento, tu utopia (como le dices), tu fantasia, tu...vaina loca.

Mano, hay gente (gracias a Dios no me cuento entre ellos...no por mal, sino por estabilidad) que vive de sus "creaciones". Yo adoro la música, para mi la vida sin música es como un quesillo sin leche condensada, existe, pero es como aburrido...sin lo depinga, pues. Aunque seria como hermoso poder tener toooda la música que quisiera "al alcance de un click" y sin tener que pagarle a iTunes Store ni un dolar por ella, debo decir que...no me gustaria. Porque pienso (como creativo) que el trabajo vale.

Si yo hago un triptico, folleto, menú, afiche, pancarta, gigantografía, floorgraph, edición de video, mariqueos, etc., deseo, al menos, que o me paguen sueldo por las horas empleadasen la elaboración o platica por el arte.

Los derechos de autor existen porque hay gente que merece, sin decir que necesitan, las regalias de sus creaciones. Si no, preguntale a Alexey Pajitnov (te imaginarás de donde es), creador de uno de los juegos más jugados de todos los tiempos, TETRIS. El tipo invento el juego en 1985...peló la bola hereje. Hasta que el 1996 su nuevo pais de residencia le reconoció los derechos.

No digo que sea chévere, y que no compre cd's quemaos...y no utilizaré JAMAS el argumento aquel de que los originales son muy caros (que lo son). Compro quemaos porque existen, y porque soy parte del problema y no de la solución.

Este es un tema para sentarse en el Leoncito con unas birritas y cavilar por horas y horas.

Hablamos.-

Carlos dijo...

Qué tal me quedó lo de "juegos jugados"??

Yimmi dijo...

Derecho de autor y Propiedad Intelectual son dos cosas diferentes.
Derecho de autor es un derecho inherente a la condición creativa de la cosa que se crea. Nace con ella y es inalienable, es casi un derecho humano, de hecho, creo que es un derecho humano y todo.
La Propiedad Intelectual es la cesión de los derechos comerciales de la obra a terceros para su explotación (industrialización + comercialización)
En mi utopía, la Propiedad Intelectual no existe, de hecho, si lees bien, le cambié el nombre, ahora se llama Derecho Intelectual, y está prohibido cederlo a terceros.
Voy a completar el cuento:
My Space y Facebook no perciben dinero de la venta de los temas. Lo que se cobra sirve para cubrir los gastos de producción. De esta manera, la canción en MP3 y los videoclips son simples instrumentos de promoción del artista y su obra, porque éste gana dinero es de sus conciertos en vivo.
¡Dime que no te suena bello!

carrmelo dijo...

de que suena bello suena bello,
todo esto pasará cuando llegue el fin del mundo (como lo conocemos) y la gente deje de lado los valores consumistas e imperialistas, cuando el dinero no exista como tal, cuando la gente haga las cosas porque quiere colaborar, y todos colaboran... sin egoismos... que exista cooperación no competencia... solo en ese mundo podra ser posible una fundacion gates/jobs

mas comeflor???

y no creo que suceda mañana...

me dijeron que una profecia, no se si de nostradamus, decía que el mundo se acaba cuando gane un presidente negro en estados unidos... quizas ese sea el mañana... investigaré más al respecto...

carrmelo dijo...

de que suena bello suena bello,
todo esto pasará cuando llegue el fin del mundo (como lo conocemos) y la gente deje de lado los valores consumistas e imperialistas, cuando el dinero no exista como tal, cuando la gente haga las cosas porque quiere colaborar, y todos colaboran... sin egoismos... que exista cooperación no competencia... solo en ese mundo podra ser posible una fundacion gates/jobs

mas comeflor???

y no creo que suceda mañana...

me dijeron que una profecia, no se si de nostradamus, decía que el mundo se acaba cuando gane un presidente negro en estados unidos... quizas ese sea el mañana... investigaré más al respecto...

Carlos dijo...

...cool

-.Carla Alvarenga.- dijo...

y después me dices sentimental-filósofa a mí!.... bueno este post tiene varios puntos por comentar, el primero: excelente ejercicio, nos da una visión a esa otra parte q conformo con Ritz y me dice q aunq sea en este blog puedo seguir teniendo comentarios comeflor,
lo segundo: muy bien q no sólo sea un espacio para deshacerte de la utopía (como yo) sino que creas y abogues por ello como una posibilidad real y creas en ti como agente de cambio, y
lo tercero: a pesar q no creo posible ciertas asociaciones, creo q al igual como pronto habrá un/a presidente negra en EUA tú profecía tampoco es tan descabellada, y carme no será el fin del mundo aún, nos queda mucho fuego q evadir y apagar antes de quemarnos en él jajaja... el punto es que existe un proyecto q va de la mano con el show del derecho al acceso de información que inclusive nace e nuestras tierras latinas (méxico) y si bien la propiedad inteletual dejará de llamarse o existir como tal(o por lo menos así se proyecta, y yo creo en ello), se transformará en nuevo concepto. Mi orden de ideas y creencias va en el equilibrio entre Carlos y Tú, por supuesto que el derecho de autor no dejará de existir porq como bien anuncias es inherente al hombre, ahora bien la confusión con el lucro que de éste se obtiene es lo q hace a algunos temer por la desaparición de la propiedad intelectual, que yo particulaaaaaaaarmente siempre he protestado en el sentido de los porcentajes que se quedan en las empresas (los terceros) caníiiiiiibales totales del producto, pero por ejemplo sólo lo justifico en los casos como de las patentes, farmacéuticas sobre todo, donde hay todos unos gastos de investigación detrás, pero ese es otro tema q tampoco deja de ser polémico porq una vez más los intereses nos hacen lobos de hombres. En fin, la proyección vendría siendo una legislación que controle los porcentajes mercantiles de la propiedad intelectual según sea el producto, los costos de dirección, producción y comercialización... por ahí me voy yo... y aún así no creo q sea mañana, quizás la semana q viene! ;) jajaja pero es algo q definitivamente vendrá, aunq probablemente antes (q tampoco está muy lejos) lleguen los intentos de "control" web, una vez fracasados éstos tendremos entonces como consecuencia del flujo informativo y de los "diálogos" del poder on-line una neopropiedad defendida ... salud!

Carla Alvarenga dijo...

ah! y por cierto, disculpen el testamento, estoy sintonizando el reloded en el q ando con la síntesis q ameritan estos nuevos medios! jajaaj (aún no lo logro como verán)

Yimmi dijo...

Tranquila Carla, en eso andamos todos, adaptándonos y replanteándonos.
Me gusta tu postura media, que no es lo mismo que media postura.
En todo caso, creo que estamos de acuerdo en que se va acabar el "canibalismo" de la explotación creativa por parte de terceros que no son nada creativos.
La profecía de Carmelo me dio miedito... jejeje.

Ricardo Andrade dijo...

Es una buena historia Yimmi. Yo lo veo como un buen cuento futurista y fantástico. De ahí a q eso sea posible en el futuro más o menos inmediato, pues no sé... No me siento capaz de opinar si puede o no ser así. Yo sí quisera que los artistas se concentraran más en componer que en grabar, en escribir más que en publicar y en pintar más que en exhibir. Sin embargo, hay que entender que ciertas facetas del arte, mediante la industrizalicación de la conocida "cultura de masas", se han convertido en negocio, esto toca (aunque quizá con menos fuerza que los mass media) a la literatura, en donde se han hecho casi indispensables las editoriales (equivalentes a las disqueras)...
El problema es que en algunas cosas -no en todo- soy más reaccionario de lo que he creído. Pero también es que dudo que el acceso a internet llegue a ser tan democrático y justo en los años siguientes. Aún hay mucha gente, mucha más de la que podemos imaginar, que ni siquiera tiene conexión telefónica. Pero bueno, eso es un asunto más complejo.
No sé si es temor a esa "revolución virtual", pero yo, por ejemplo no creo que desaparezca el libro, ni el periódico, ni el disco, aunque celebro la existencia de blogs como este, portales como el de la bbc, o sitios descarga virtual de música. Creo más bien que todo esto convivirá por muchísimos años (y creo que hasta que lleguen el presidente negro y el papa negro).
Por lo tanto piendo que, dadas las circuntancias de esta aldea global, la masificación del arte requiere la mediación de otras instancias. Los débiles necesitan a los fuertes. Vamos a ver si eso cambia mientras vivamos...
Suerte y gracias, Yimmi, por hacerme pensar en esto

yondrix dijo...

Suena demasiado genial, y si te lo imaginas podría ser el paraíso. Pero tu sólo estás reseñando una parte de la historia. Se me vienen muchas preguntas a la mente sobre este mundo utópico tuyo: ¿existen las guerras?, ¿la gente aún muere de hambre? ¿será el año 2030 y el 2530? En fin, el hecho es que me pusiste a pensar, y eso es bueno. Saludos.