Lo más leído...

Vacaciones con COVECOS II: La supremacía maracucha

Quiero empezar este post reconociendo las notables mejoras que tuvo la organización de COVECOS de este año. No quiero alardear hasta el punto de decir que leyeron el post que escribí el año pasado, pero los puntos más criticables que señalé en aquella ocasión, fueron notablemente trabajados quitándole mucho de lo que me desagradó.

Desde un principio nos mantuvieron informados acerca de las ponencias y los ponentes, se atendió el asunto de las habitaciones de manera temprana, lo que evitó algunos disgustos innecesarios. En el evento reinó la organización, solo un breve disgusto con respecto a los horarios de los restaurantes del Hotel Portofino que fue superado rápidamente. Ya a las 4 de la tarde, yo y mis acompañantes teníamos nuestro material, nuestro salón asignado y las llaves de nuestras habitaciones.

El ambiente sigue siendo el mismo. Este año los organizadores decidieron limitar el ingreso al evento de los menores de edad prohibiendo su participación en el mismo, pero ¿realmente existe una diferencia notable entre un adolescente de 17 y un jóven de 18? El espíritu "vacacional" y las ganas de rumbear, más que de enriquecerse académicamente fueron idénticas a las del IV Covecos. Algo bastante elocuente al ver, por ejemplo, un par de carros identificados por sus dueños como la "Merusutra" y el "Mazdasutra", uno "full de culos" y el otro con "Semen a bordo", y que manifestaban que iban a Covecos a "beber" y a "tirar".

Este año la población maracucha fue particularmente notoria, no se si numerosa, pero si notoria. Los ponentes en su mayoría fueron de la UNICA (Organizadora del evento), lo cual subió el tinte maracucho a la cuestión. El climax llegó cuando exhibieron un cortometraje hecho por un grupo de alumnos de la UNICA, que no tenía nada que ver con el evento ni con el tema del 5to Covecos. Pura supremacía zuliana.

Las ponencias fueron interesantes en su mayoría. Este año no tuve chance de ingresar a alguno de los talleres, pero el trabajo que hizo Geczaín Tovar, fotógrafo que dictó el taller de Fotoperiodismo fue de gran calidad.

La primera ponencia que me tocó fue la del Profesor Erwin Godoy, de la UNICA. Su ponencia titulada "Posicionamiento de la marca" fue un pequeño curso de posicionamiento basado en la parte visual de la marca: Imágen, logotipo, empaque. Su presentación fue de calidad, aunque el profesor aún no se quita de encima viejos paradigmas del Mercadeo de los 80, donde la venta es lo más importante del proceso mercadotécnico. Nada que ver con las corrientes orientadas al cliente que mandan hoy en día. Ese día me ausenté del salón temprano ya que no me interesaban los temas que seguían en el cronograma. Quize ir a la ponencia de Jhon Mc Lellan, escocés y sociólogo que llevó una especie de análisis de la imágen del periodista en diversas piezas cinematográficas, pero no llegué a tiempo. En todo caso, las referencias que tuve de dicha ponencia no fueron muy buenas.

El segundo día, la profesora Darcy Fernández de (adivinen) la UNICA, habló de la Manipulación como herramienta comunicacional. Aunque me sentí en una clase de Teoría de la Comunicación (con regaños y todo de parte de la Profesora), fue interesante el trato neutral que la ponente le otorgó a la palabra "Manipular", quitándole cualquier epíteto negativo de esos de los que estamos acostumbrados a escuchar desde los propios medios. El fotógrafo Tovar tuvo su opotunidad este día de mostrar sus trabajos y algunos que recién había realizado junto a los alumnos del taller.

El tercer día llegué tarde y me perdí la primera ponencia. La segunda, a manos del sociólogo Alberto Moreno, hablaba de los graffitis y de su uso como mecanismo para insultar. Lamentablemente el ponente se limitó a hablar de las pintas aisladas que realizan algunos fanáticos políticos, o aquellos rayados de amor que aparecen furtivamente en las paredes de nuestras ciudades. Se saltó toda la parte de la cultura Hip Hop y del arte de la expresión callejera. Muy chimbo. Finalmente Gabriel Merlo, un poco nervioso, habló del proceso creativo en la construcción de la imágen de una marca. Una ponencia un tanto larga y academicista, pero interesante. Descubrimos por ejemplo los criterios que deberíamos seguir a la hora de crear un logo, e incluso de definir un nombre de marca.

Hubo ponentes que no llegaron al evento, y algunos cambios de horario que me hicieron despistar, pero en líneas generales todo fue tal como les narré.

Las rumbas nocturnas estuvieron amenas, los espectáculos del hotel son de muy buena calidad y entretenidos. Noté incluso cierta mejoría en el menú de los 'bifets' del "todo incluído". El toque de gracia fue el cierre con broche de oro, el cual fue la fiesta de despedida en la playa del Hotel. Un punto a favor a los organizadores y un ítem más para la lista de cosas que definitivamente deben repetir en los sucesivos eventos de la CVC.

La parte mala estuvo esta vez en el carácter excesivamente maracucho que tomó el evento este año y que fue promovido por la organización. Deja mucho que desear la ausencia de los profesores de la UCV y otras Universidades en COVECOS, más aún de nuestra Escuela de Comunicación Social. Por otra parte, se que el evento quiere hacer un perfecto equilibrio entre la formación académica y la formación humana en el sentido recreativo, pero si siguen tratando a los participantes como niños, seguirán portándose como tal. No conozco algún otro caso donde se les pase lista a los asisentes a las ponencias y el resultado de sus ausencias se vea reflejado en el certificado. Esto no es correcto. Cada quién sabe en su conciencia lo que hace y responde a la ética bajo la que se ha formado. Mantener a alguien en una ponencia que no le interesa no está bien, y esa es la consecuencia de meternos a todos en un saco y asumir actitudes represoras.

De resto, mis sinceras felicitaciones a la CVC, a la UNICA y a todo el equipo de Covecos. Espero que el próximo año sea mejor. Quizás nos veamos de nuevo por allá, aunque ya ir como participante no me satisface.

12 comentarios:

Ricardo Andrade dijo...

Mi muy querido Yimmi:
Tú sabes que yo estoy muy contaminado para hablar de Covecos jeje.. De todas modos creo que puedo opinar con algunas bases..
Honestamente, creo que a los organizadores de Covecos, al menos en líneas generales, no les interesa el desarrollo académico, ni la investigación; quizá un poco más (y por lo menos) la extensión. Más bien el tema académico creo que no pasa de ser para ellos una exigencia que les hace la UNICA -que, por cierto tiene una muy buena escuela de comunicación-. Yo creo, especulativamente, que ellos han visto una muy buena opción económica en la organización de este tipo de eventos y la mayor parte de los participantes –como puede concluirse al leer tu texto- ha visto en esto una muy buena opción para escaparse de clases, irse a Margarita con una excusa "académica", volver a la semana y con un certificado... A la UNICA y a los ponentes, en cambio, sí les interesa que Covecos sea algo más que un plan vacacional. Y, por supuesto, a algunos participantes... De modo que el ejercicio intelectual en Covecos se da como por inercia, casi que por error...
Esos chamos del CVC, con su poder de convocatoria, tienen en sus manos la posibilidad de organizar Congresos de calidad en diferentes lugares del país (en convenio con otras universidades), con rigor en cuanto a los trabajos de participantes y a las ponencias invitadas. Pero en Margarita tienen el mejor punto de venta posible y así les ha resultado: como un negocio turístico redondo.
Cuando yo fui en el 2005 (2da edición) al menos hubo ponencias de otras universidades, incluso estuvo Marcelino Bisbal. Así que, según veo, lejos de ir incrementando el nivel, han mermado. Principalmente -así lo creo yo- porque les funciona como estrategia. Tienen un excelente mercado, muy constante y consecuente, que busca -siempre hablando en términos generales- lo que Covecos les da: vacaciones justificadas, puerto libre, sexo libre y Sr Frog.
Claro que hay excepciones esperanzadoras (y esperanzadas). Obviamente tú eres una, pero la mayoría de estudiantes no va a debatir temas de comunicación con seriedad, ni mucho menos a escuchar o tomar nota de lo que otros investigadores han podido detectar. No es que sean una partida de flojos o bolsas que tienen por cerebro un cúmulo de estrógenos y testosterona. No (a excepción evidente de los dueños de los carros y sus eslogans). Sino que toman lo que Covecos les ofrece y, si les provoca, oyen lo que la Universidad les da a través de Covecos, o, en su defecto, entran para que no le descuenten horas en el certificado.
Ojalá tú tengas razón y haya un progreso en el interés académico de los organizadores "covequistas", pero yo no lo veo... ¿o por qué no hacen grupos de trabajo? ¿por qué no invitan a los mejores investigadores de las distintas áreas a difundir conocimiento, que sería el fin último de todo congreso serio? ¿por qué no hablan directamente de periodismo, literatura, arte, cultura, historia, filosofía en sus relaciones con la comunicación social? Yo no le quito importancia a la comunicación corporativa ni a la publicidad, ni a lo audiovisual, pero hay otras cosas que, por otra parte, tampoco están tan desligadas de esas… ¿por qué no van ponencias de La Universidad del Zulia que la tienen ahí mismito? ¿por qué no llevarse a los más duros de la UCV (Ininco), Ucab (viniendo de otra universidad católica no podría ser demasiado difícil), Centro Gumilla, ULA? Presumo que porque no hay interés, más allá del que puedan tener algunos ponentes y algunos oyentes, más allá de “satisfacer” las exigencias académicas de la UNICA…
Esa es mi opinión. No es muy optimista pero ahí está. Covecos es una excelente oportunidad para pasear y buscar novi@, aunque sea por una semana.

Yimmi dijo...

Estimado Guaro Ricardo... pocos temas te llevan a un extremo como lo hace COVECOS, y aunque sobradas razones tienes, debes saber que nada es totalmente blanco o negro.
Me gustaría hacer públicas las razones que te llevan a odiar a la CVC, pero creo que es algo que te pertenece. Solo puedo enseñar el hueso e informar a los lectores que fuiste el ganador del primer lugar del concurso de Reportaje Interpretativo de esa 2°edición de Covecos que se honró con tu presencia.
En cuanto a tu comentario, puedo decirte que muchas de tus apreciaciones las comparto. La cuestión, creo yo, es que uno a veces puede combatir al enemigo dentro de sus propias reglas. Yo creo que esos salones repletos (obligados eso si, por la encuesta pasa lista) representan un público cautivo, que mal que bien, están allí sentados prestando atención. A ese público, que además son jóvenes y en su mayoría del interior del país, hay que empezar a sembrarles la semillita de la Comunicación del futuro.
Me parece que somos cómplices si nos limitamos a pensar que Covecos no es curriculum para un ponente, y compararlo odiosamente con la ALAIC, por ejemplo, pero la ALAIC está llena de aduladores, en su mayoría muy sabios (y los más que aún se lo creen) que solo van a ver y dejarse ver. O para ser menos categórico, ¿que ganancia puede tener que le hable a los expertos sobre cosas que saben?, en Covecos hay estudiantes de los semestres más diversos. Ese público es para mi mucho más interesante y más acorde con mi responsabilidad formadora. Por eso critico la ausencia de ponentes de la ECS de la UCV, pero insisto en que la responsabilidad no solo es de quien convoca.
Y para corregir un poco tu apreciación, hubo una ponencia de la UCAB, más no la de Caracas, y una ponencia de la LUZ, y el fotógrafo proviene la Bicentenaria de Aragua, o algo así.
Por supuesto que extraño a Marcelino Bisbal y a Antonio Pasquali en la lista de ponentes... pero en su ausencia, ¿por que no podemos tener a Carlos Gutiérrez y a Manuel Saínz? ¿Por qué no podemos tener a Ángel Blanco y a Ricardo Andrade?

--Yacarlí Carreño-- dijo...

A ver... Llevo 2 COVECOS y ya no discuto el tema del negocio, creo que es bastante obvio que hace rato para la CVC es una muy buena oportunidad de negocio... que se mantiene, por cierto, gracias a nosotros pero... no veo qué pueda tener de malo. Ellos ven un negocio, nosotros lo alimentamos, hay libertad de empresa... ¿no? ... Hace rato es sabido que ellos no tienen un gran interés en lo académico y es evidente la ausencia de ponentes y participantes de otras universidades pero... ¿por qué?.. Sí, los organizadores no ponen el interés que deberían... peeeeero, la invitación de parte de ellos está siempre abierta y tampoco los estudiantes y profesores de otras universidades se manifiestan. ¿Por qué?... Porque nos empeñamos en comparar a COVECOS con ALAIC o FELAFACS... Y sí, esos deben ser puntos referenciales importantes pero no los únicos... COVECOS apenas va por su 5ta edición y creo que hacen un esfuerzo (paralelo al negocio) por darle cierto rango pero nosotros no le damos valor académico... casi ninguno de nosotros piensa en llevar una ponencia o en que el certificado pueda tener cierto valor justamente porque no es FELAFACS y no es ALAIC (No es el caso de Ricky y no es el caso de Yimmi, pero es el grueso en el cual me incluyo). Yo considero que COVECOS hay que hacerlo, hay que tomar la palabra y tratar de darle el rango que queremos que tenga... y hoy digo con un poco de verguenza, quizás porque definitivamente no soy la más indicada para decirlo, que mientras más gente como nosotros (evidentemente interesada en los temas), deje vacíos los salones... se seguirán llenando más cupos de ponentes sin mucho que decir y de estudiantes con camionetas que marcar con mensajes claramente descarados e insultantes.
Y respecto a este 5to COVECOS pues... hay que mejorar... la CVC debe mejorar pero los participantes, tipo yo, tenemos mucho más que reflexionar.

Yimmi dijo...

Grande tu comentario Yacar... de acuerdo 100%.
¿Será que tomamos las riendas del asunto, o nos quedamos mirando y contando los caballos desde la baranda?

carrmelo dijo...

yo no estuve presente ni en el 1 2 3 4 o 5, pero tomando lo que dice yacar y conociendo el 80% de poblacion infantil en mi pais te puedo decir que si estoy de acuerdo con que pasen lista y te den certificados chucutos, o te parece que los que estuvieron en la piscina toda la semana se merecen el mismo certificado que tu....

aqui falta mucho para que nos puedan tratar como adultos y lo vemos en todos lados, no solo en covecos, tambien cuando hace falta que tengas un fiscal o un paco encima pa que hagas las cosas bien... y ni siquiera ellos lo hacen.... somos un pais en pañales.... ojala podamos tomar las riendas, si no nos botan antes, como ya está sucediendo!

Yimmi dijo...

No se... yo sigo pensando que cada quién debe responsabilizarse por sus acciones.
Que alguien asuma responsabilidades en lugar de terceros solo trae como consecuencia la toma de medidas extremas y generalistas, y yo siempre estaré en desacuerdo con las generaliaciones.

Ricardo Andrade dijo...

Hola de nuevo.. Me parece muy interesante lo que han mencionado. En cuanto a la anécdota que Yimmi casi revela, yo hubiera preferido no contarla a los que no me conocen pq a veces la gente malinterpreta las cosas... Pero como los que han comentado son mis amigos más cercanos, pues no habrá tergiversaciones. El hecho es que yo fui a ese congreso, en plan de paseo, pero con alguna expectativa académica. Estaba en cuarto semestre y no tenía idea de lo que era el reportaje como gran género. De hecho gané ese premio no con un reportaje sino con una crónica (detalle significativo que supe un tiempo después). Al margen de los problemas genérico, y apartando el tema monetario que es lo menos (recontramenos) importante, yo podría decir con todo el melodrama posible que viví, de primera mano, el gran desestímulo que Covecos le da a los participantes por lo académico. Y Yacar también lo vivió conmigo. Y en ese momento nos emocionamos con el "premio", además no llegábamos a la decena de ucevistas, pero a ellos les importó muy poco. El premio "metálico" que prometían las bases del concurso sólo fue de plástico: una modesta plaquita, y por diploma obtuve un certificado de asistencia que decía improvisadamente algo así como "El bachiler ha asistido a: Mejor Reportaje Impreso". Todo eso -muy risible por demás- fue una muestra clara y contundente del desinterés de Covecos por lo académico, pero en el momento no hice nada, ni protesté, ni nada, principalmente pq no me nacía. Y esta es la primera vez que echo el cuento por escrito de manera más o menos pública jeje!
El hecho es que, deslastrándome lo más posible de la anécdota, Covecos no es en estos momentos un espacio para la promoción del talento de los jóvenes ni uno para la reflexión teórica -ni práctica- de los problemas comunicacionales fundamentales del país. Todo eso se da, como ya comenté al primera vez, como por añadidura, como un plus.
Claro que no es nada malo que estos chamos hayan pillado ese negocio. Envidia es lo que podría dar... Y en ese sentido no son un fraude, pq tampoco prometen demasiado... Y por supuesto que es un error comparar Covecos con Alaic o Felafacs, que son, sobre todo, con sus pros y contras, verdaderas instancias (internacionales) de divulgación del conocimiento producido por investigadores del área, con todo el rigor y el superacademicismo. El público de Covecos es otro y, por tanto, la labor debería ser otra que es la que, en mi criterio, está siendo ultradesaprovechada pero es, según lo veo, pq no hay un interés particular. Y creo que ahí coincido parcialmente con Yimmi que también nota que desde Covecos podían hacerse cosas muy interesantes. El problema que yo veo es que la filosofía de Covecos es otra y en ellos recae principalmente el peso del problema. Ellos, como grupo que se inicia, son los que le tienen que solicitar a David de los Reyes para que le hable a los muchachos del papel filosófico que juegan los medios en, por ejemplo, el tema ambiental; no al revés. O a Carlos Gutiérrez o Antonio Núñez para que expongan un estudio del discurso o teorías en torno al tema, en fin...
Pero no; ese no esel fin de Covecos y eso no lo podrían cambiar ni que el mismísimo McLuhan (valga la ironía y anacronismo grotesco) resucitara y convenciera a todos sus amigos de implorarle al CVC que los deje hablar un ratico con la juventud...
Me encanta la actitud de Yacarlí que, sobra decirlo, es una estudiante brillante que sabe perfectamente a lo que va a Covecos y que, asimismo se distingue clarísimamente de los dueños de las camionetas con mensajes insultantes y misóginos (así es la jodedera). Y sin embargo Yacarlí no niega que puede haber un cambio empezando por los participantes. Ese es un tema interesante: la responsabilidad del público. Pero yo creo que el público busca en Covecos lo que se les ofrece. Yo sostengo que si hubiera un cambio -que no creo que lo haya- debe ser integral pero tiene que empezar por los que organizan la pea (en sentido literal).
Lo que dice Carmelo también es cierto, la función del policía... el gendarme necesario... La asistencia es un mecanismo que los organizadores aplican pa tener cierto control y no pasar la pena con los ponentes ante un auditorio semivacío. Pero esas son cosas que no deberían ocurrir en una Conferencia seria. El problema -si lo hubiere- es de raíz...
Mientras tanto, Covecos es un plan vacacional al que, creo yo, debe irse con la única convicción de pasarla bien y darse un merecido descanso permisado, o un viaje de graduación. Ojalá, Yimmi, tú los convenzas y me hagas volver a Covecos o, tú fundes un congreso aparte que, estoy seguro, podrá cumplir mejor su rol frente al país y satisfacer las necesidades del público joven.
Y no digo más, hasta aquí dejo mi comentario-confesión-lamento-elegía-panfleto, que ya me he excedido...

Yimmi dijo...

Llegando a un punto cercano al consenso, creo que todo queda en responsabilidades repartidas. Estoy seguro que la gente ligada a la organización del COVECOS lee este post, en silencio, sin comentar, pero lo leen (por ahí recibí unas visitas desde Maracaibo)... así que amanecerá y veremos.
Me tienta la idea de Organizar un congreso guaro. Me tienta mucho. Un congreso de y para los estudiantes... de verdad me suena bien. Sobre todo sabiendo que cuento con los talentos de ustedes, mis compañeros de clases.
Mientras tanto, COVECOS seguirá siendo "Sexo libre, barra libre y puerto libre" (De Bango, 2008)

Anónimo dijo...

no entiendo cual es el escándalo de los covequistas este año por "los ponentes que faltaron"...muchos de ustedes deberían preguntar que fue lo que pasó con estas personas, ya que una de ellas tuvo que abandonar el congreso por condiciones de salud graves de un familiar, algo que cualquier persona en el mundo, ustedes incluidos, tambien hubiesen hecho...es más, era la causa #1 de retirados de Covecos durante el año "problemas familiares", no veo por qué un ponente no puede hacerlo también.

muchas de las cosas que ustedes citan son ciertas, otras no tienen nada de validez, pero aprecio comentarios como el de Yacarlí, por haber sido honesta con su última línea de "tenemos más que reflexionar"....

considero lamentable que crean que nosotros no le damos importancia a lo académico, sin embargo voy a optar por obviar esa parte del post ya que viene de una persona que pasó todo su comentario diciendo "no llegué" "no me dió tiempo" "no lo vi" "no estuve", claramente una persona con mucho MUCHO menos interés académico que ese que supuestamente tenemos nosotros....claramente alguien no tan honesto como Yacarlí....

tambien aprecio el comentario de Carmelo....nunca ha ido, pero como una persona normal y lógica, comprende que definitivamente no es justo en un congreso de este tipo que un tipo de persona de "llegué tarde" "no fui" "no me dio tiempo" obtenga el mismo certificado de alguien que si asistió y disfrutó todo su congreso académica y recreativamente....

en fin, aprecio que hayan disfrutado el Covecos a pesar de sus comentarios, y me gusta que lo discutan, aunque hubiese preferido que lo hicieran tambien directamente con nosotros como mucho lo hicieron en las fiestas o en la salida o en general, de pronto y hubiésemos podido aclarar algunas de las dudas que veo que tienen las cuales los han llevado a hacer comentarios sin base alguna....

y si, si leemos el post, no en silencio, y como ven con comentarios...es más....les digo algo, tan maracuchos como somos, y orgullosos de serlo, deben saber que no estamos muy felices con las actitudes de ciertos amigos de Maracaibo, y odiamos...es más...detestamos al punto de querer borrarlos nosotros mismos a las 7am (cuando ustedes están jeteados y no hay nadie viendo), las ridiculeces que se escribieron en los carros....

y lo de sexo libre barra libre...bueh....son adultos en un hotel en una isla....imposible culpar a Covecos de eso....en todos los congresos del mundo alguien debe echarse una pea y muchos deben tirar que jode...tengan 20 o 40 años....

Yimmi dijo...

Compañer@ anónimo... supongo que formas parte del staff de organizadores, lamentablemente un anónimo no es reconocible, no tiene cara, no tiene forma, no tiene firma.
Pero suponiendo que en efecto eres quién pareces ser, solo voy a responder tus ataques directos para el autor del blog, es decir, yo.
Solo me ausenté una (1) vez de la sala de conferencias: El día martes luego de las dos primeras ponencias, con mucha conciencia de lo que hacía pues, me autocito: "no me interesaban los temas que seguían en el cronograma", y eso es una libertad que tiene cualquier asistente a cualquier congreso o conferencia en el mundo. Y el día jueves llegué tarde y me perdí la primera exposición, solo la primera, las demás las ví.
No he hecho ningún "escándalo" de los ponentes que no fueron, de hecho, el que me afectó en todo caso fue postergado para el día jueves y lo vi de todas formas. Así que no se a que te refieres, por lo menos aquí no se ha mencionado el asunto con la alarma que lo comentas.
La frase "Sexo libre..." es un chiste interno. Una broma, una frase cómica, que en todo caso engloba a ese grupo que dices que odias, y que nosotros miramos con tristeza, no a COVECOS como tal.
En fin, mi crítica, que solo se limitó a un párrafo de los doce que escribí, se centró en que en muchos casos el evento de este año fue marcadamente dirigido al público zuliano. Ustedes hicieron un llamado a las Universidades de Caracas para que enviaran delegados, y ese es un buen llamado, pero eso se debe completar con una mayor apertura a los contenidos que tenemos disponibles en Caracas, Valencia, Maracay, Mérida, etc. Solo para citarte un ejemplo: La ECS de la UCV tiene horarios diurnos hasta las 12 y nocturnos desde las 5. La gira de COVECOS llegó a la Escuela un día jueves a las 2 de la tarde. ¡Eso es un error!
Y no creo que sea un error exclusivo del CEECS, es una cosa compartida. ¡Vamos! que si yo mismo no estuviera ya de salida de la UCV me ofreciera como delegado.
El otro asunto que critiqué, va justamente con lo de los certificados y se resume en esta frase, contenida también en el post: "si siguen tratando a los participantes como niños, seguirán portándose como tal".
En fin, que después de leer un par de veces el texto, y quitarte la mala impresión que da la crítica al primer momento, podrás darte cuenta que lo que queremos es mejorar su evento. Cosa que se nota mucho más con los comentarios de Ricardo, de Yacarlí y de Carmelo.
Y sí, tienes razón, de repente hubiese sido útil discutir un par de cosas con ustedes personalmente. No creo tener mayor excusa que, tal vez, algo de timidez (de mi parte) o de la mecánica locamente acelerada de la semana de la conferencia. En todo caso, está este blog, está mi mail (yimmic@gmail.com), está mi perfil en facebook y un sin fin de medios de comunicación por donde podemos seguir discutiendo.
COVECOS es algo necesario, y necesariamente hay que mejorarlo. Para el provecho de todos.

Jimmy Pirela dijo...

Jajajaja, esta muy dolido amigo déjese de eso la envidia es muy mala.
Lástima que ustedes no tengan esa capacidad para desarrollar programas y congresos tán buenos como ese y bueno tenía que ser maracucho, si no les gusta no vallan, al fin y al cabo no se le coloca una pistola en la cabeza apara que valla.
Hasta la próxima y visita: www.jimmypirela.blogspot.com
para que veas lo que es calidad.

Yimmi dijo...

Reitero: Lean bien el post. En ningún lado digo que no me gusta COVECOS.
¿Por qué los Comunicadores somos tan poco tolerantes a la crítica?